Mirando hacia el cielo

Fountain On The Passeig De Gracia. Barcelona, Spain.

Cuando uno camina por el Passeig de Gràcia, de vez en cuando vale la pena levantar la cabeza de los escaparates de las tiendas y mirar hacia las alturas, con el fin de admirar elementos arquitectónicos que pueden pasar desapercibidos.  

 

 

Nos referimos, entre otros, a algunas de las cúpulas que figuran sobre algunos edificios del Passeig; de hecho, por varias zonas de Barcelona hay repartidas algunas de gran interés artístico y patrimonial.  

gamínedes paseo de gracia

Probablemente la más conocida es que la que corona el edificio situado en la esquina superior del Paseo de Gracia con la calle Diputació, y en la que hay un joven desnudo -Ganímedes- sobre un pájaro que simboliza un ave fénix. El edificio fue la sede de la compañía de seguros La Unión y el Fénix Español; por esta razón, la misma ornamentación se encuentra en otros edificios de otras ciudades españolas. El edificio fue diseñado por el arquitecto Eusebi Bona Puig, mientras que la escultura de la cúpula es una creación del francés Charles René de Saint-Marceaux.  

 

En el número 71 del Paseig de Gràcia se conserva el edificio que acogía la asociación astronómica Aster, con una cúpula de metal que actualmente no se utiliza pero donde había un telescopio. Aster fue fundada en 1948 por un grupo de estudiantes aficionados a la astronomía, entre ellos Francesc Almer, que en 1957 fue el primero que desde Europa captó y grabó la señal del Sputnik, el satélite puesto en órbita por la URSS. En la actualidad la asociación prosigue con sus actividades pero ya no se encuentra en el Passeig de Gràcia.  

casas rocamora paseo de gracia

Entre los números 6 y 14 están las Casas Rocamora, uno de los conjuntos residenciales más grandes del Passeig de Gràcia, que está catalogado como bien cultural de interés local. Uno de los rasgos más representativos de esta obra son las cinco cúpulas cubiertas de cerámica de color naranja, que cambian de tonalidad en función de la luz. Estos tres edificios fueron construidos por encargo de la rica familia Rocamora, y siguen la corriente de inspiración gótica que se puso tan de moda a comienzos del siglo XX.  

Desgraciadamente ya no se puede admirar la cúpula que había en la Casa Lluís Ferrer-Vidal, en el número 114. Proyectado por el arquitecto Eduard Ferrés, este edificio es uno de los pocos de inspiración art déco en Barcelona, ​​y su elegante cúpula fue mutilada en los años 40 para añadir dos pisos más.