Edificio del Banco Rural y Mediterráneo: estética austera y clasicista en el Passeig de Gràcia

Edificio del Banco Rural y Mediterráneo: estética austera y clasicista en el Passeig de Gràcia

edificio-banco-rural--pdg_portada

En esta ocasión, nos trasladamos hasta el número 16 del Passeig de Gràcia, exactamente en el punto donde se une con Gran Via de les Corts Catalanes. Ahí se alza el edificio del Banco Rural y Mediterráneo, un inmueble de estilo clasicista y de color blanco impoluto de construcción más reciente que la mayoría de los edificios vecinos modernistas. De estética y líneas simples, es una obra que impone y a la que resulta imposible no prestar atención al cruzar la calle.

El edificio del Banco Rural y Mediterráneo se construyó en el año 1953, aunque no estuvo completamente terminado hasta 1960. Fue proyectado, entonces, como la sede de esta entidad financiera. El arquitecto a cargo del diseño del edificio fue Agustín Borrell, profesional con una extensa lista de obras. Entre ellas, encontramos el Colegio de Abogados de Barcelona o el Hotel Manila, también localizado en la ciudad condal.

edificio-banco-rural--pdg_01

La sede de la mencionada entidad financiera era propiedad de la Secretaría General del Movimiento durante la dictadura franquista. No obstante, la actividad bancaria no tuvo gran recorrido, dado que a partir de los años 80 el edificio empezó a pasar de propietario en propietario. A partir de 1982, el Banco Rural y Mediterráneo se integró en el Banco Exterior de España.

La fachada es de estética sobria e incorpora múltiples ventanales del mismo tamaño. La nota discordante la pone el piso superior, flanqueado por columnas de estilo clásico. También la planta baja, que ha acogido diferentes establecimientos (una joyería, en la actualidad una conocida tienda de moda…), y da la bienvenida con imponentes columnas.

edificio-banco-rural--pdg_02

La cosmopolita terraza Martini

Durante unos años, el edificio del Banco Rural y Mediterráneo fue uno de los puntos más cosmopolitas de Barcelona. No en vano, en el piso número 13 estaba instalada la popular terraza Martini, un espacio en un principio dirigido a las clases altas de la ciudad condal. En esta terraza se celebraban todo tipo de actos, desde eventos musicales a presentaciones o estrenos de películas.

Estuvo abierta entre los años 1961 y 1980, aunque parece ser que en sus últimos tiempos no era ni de lejos lo que había sido en sus inicios. En cualquier caso, queda el recuerdo de un lugar que marcó el ocio en Barcelona. 

Cuéntanos, ¿habías reparado alguna vez en este edificio del Passeig de Gràcia?

edificio-banco-rural--pdg_03